Pages Navigation Menu

Una Anécdota para cerrar con broche de oro el año de la misericordia.

 

Esta es la historia de tres abejas…

Un cierto día, tres señoras abejas, platicaban reposadamente sobre un abedul, abajo del cual descansaba plácidamente un buen hombre, recostado después de haber terminado las faenas del campo.
En eso, las tres advierten que peligrosamente se acerca una serpiente, con el ánimo decidido de lanzarse venenosamente contra el pobre campesino.

La primera abejita, se acomodó afianzadamente en un hueco del tronco principal para no caerse, y así poder contemplar como terminaba aquella trepidante escena; la segunda, toda alarmada, exclamó un “Ay” de dolor y lanzó un lastimoso quejido de lamento, quedándose completamente paralizada por el terror; la tercera, sin pensarlo si quiera, se abalanzó volando a toda velocidad, logrando alcanzar la punta de la nariz de aquel hombre, y con toda la fuerza de su aguijón, le dio tan grande picotazo, que no solo lo despertó, sino que le hizo dar tremendo brinco, que pudo librar la mordedura de la víbora, que ya asechaba mortalmente su corazón; sin embargo, la que no pudo salvarse, fue la valiente abeja, que murió instantáneamente, cuando el hombre, se dio un manotazo en su accidentada nariz, con la que acabó con la vida, de aquella mártir abeja.
¿Cuál de las tres, entendería a cabalidad lo que es la misericordia?

+Alfonso Miranda

CompárteloShare on Facebook0Tweet about this on TwitterPrint this pageEmail this to someone