Pages Navigation Menu

Poemas

CompárteloShare on Facebook0Tweet about this on TwitterPrint this pageEmail this to someone

El más bello tributo que una mujer ha hecho a un hombre. María Magdalena en el sepulcro Jn 20, 1-18.

Posted by on Jul 22, 2017 in HISTORIAS, POEMAS, REFLEXIONES | 0 comments

Esa mañana de domingo se había levantado muy temprano, casi no había podido dormir, se la había pasado pensando toda la noche, en lo que, apenas hacía un par de días, había ocurrido. Sin pensarlo dos veces, y todavía de noche, se dirigió al lugar donde lo habían dejado, con la esperanza de… simplemente llegar. Corrió y corrió, como si una ansia loca la empujara, como si una voz misteriosa la llamara, como si su intuición se lo gritara, como si su corazón se lo ordenara irrefrenablemente, y … muy pronto, al llegar, se dio cuenta que la piedra que le habían puesto a la tumba, ya no estaba, la habían movido. Inmediatamente vuelve a correr a buscar a Pedro, lo encuentra y le dice: se han llevado a mi Señor, y no sabemos donde lo han puesto. Los otros discípulos van y comprueban lo que María Magdalena había dicho, y regresaron a sus casas, meditando y reflexionando. María había querido quedarse ahí, afuera del sepulcro, un momento, un tiempo, una eternidad. Sí, lloraba, pero eso no le impidió acercarse nuevamente al sepulcro, y ver salir destellos de luz, y de en medio de ellos, ver salir a un hombre, que le provocó inquietud y perplejidad. Ella no lo reconoce, pero él sí, y le dice dulcemente, María, y en ese instante, como un torrente que baja impetuosamente de la montaña para vertirse en el río, ella corre, como nunca lo había hecho jamás, y lo abraza profundamente. Y siente en su corazón, un sentimiento tan bello, poderoso y sublime, como nunca antes lo había sentido. Después de un instante, él le dice: suéltame, que todavía no he ido al Padre, y en ese momento, contrario a lo que su corazón le estaba pidiendo, e incluso contra su propia voluntad, lenta y dolorosamente, suelta a su Amado, y lo deja poco a poco alejarse, convirtiéndose en el testimonio más grande de amor que una mujer ha podido hacerle a un hombre.   +Alfonso Miranda G. ...

Leer Mas

Pinceladas de poesía en esta fiesta de la Epifanía.

Posted by on Ene 2, 2016 in POEMAS | 0 comments

El camino de los magos hacia el niño Dios está lleno de errores y dudas: Han vacilado, se han equivocado de ciudad, han perdido la estrella, han llegado con Herodes. Pero el camino les ha mostrado también, que se necesita una infinita paciencia para volver siempre a comenzar. Los magos nos enseñan a caminar con los pies en la tierra, pero con los ojos fijos en el cielo. El cuarto Rey Mago, atareado por dejar en orden todos sus pendientes, llegó tarde, sus compañeros… ya se habían ido. La estrella de Belén, celosa y furiosa, se detuvo a esperar a los Reyes, hombres al fin, que por mirar a otras estrellas, se habían perdido. Tuvo que detenerse la luna, para no chocar con la estrella que, al fin extasiada, contemplaba al recién nacido. Y el tiempo también se detuvo, embelesado al contemplar a esos Reyes adorando al Dios niño, y que de una bella virgen, había nacido. Pero fue hasta el final que los Reyes se dieron cuenta, quién era la estrella que los había guiado hasta el tierno niño, había sido la luminosa virgen santa María, la hermosa estrella de la mañana. – ¿Que tenemos? – Oro, incienso y mirra – ¡Pero si es un niño, Melchor! ¿Cómo se te ocurre? ¿Te olvidaste de los carritos y de los muñecos, verdad? José y María, felices sonreían, y unían sus ojos contemplando al divino niño. Porque no hacía falta más que mirarlo, para admirar el más hermoso de los cielos. Las más bellas palabras de amor, se dicen, sin decirse nada, así ellos, así el recién nacido, así es el lenguaje de Dios. +Alfonso G. Miranda Guardiola ...

Leer Mas

¿Cómo responde Dios, ante las debilidades y miserias del corazón humano? 

Posted by on Sep 7, 2015 in POEMAS, REFLEXIONES | 1 comment

Para un corazón que se aleja, un Dios que cuida y que espera.  Para un corazón que se pierde, un Dios que sale y busca. Para un corazón cerrado, un Dios que insistentemente llama.  Para un corazón que excluye, un Dios abierto y sin barreras.  Para un corazón pichicato, un Dios que no se mide.   Para un corazón marginado, un Dios que acoge, sin reservas.  Para un corazón que duda, un Dios que sostiene.  Para un corazón indiferente, un Dios que grita.  Para un corazón que olvida, un Dios siempre presente. Para un corazón vacilante, un Dios persuasivo.  Para un corazón que traiciona, un Dios que perdona.  Para un corazón malvado, un Dios que sangra y sufre. Para un corazón violento, un Dios desarmado.  Para un corazón frío, un Dios que abraza.  Para un corazón tibio, un Dios enérgico, sin dobleces.  Para un corazón necesitado, un Dios que se entrega.  Para un corazón herido, un Dios misericordioso y compasivo. Para un corazón que se arrepiente, un Dios que premia.  Para un corazón que muere, un Dios, que resucita.  Sagrado Corazón de Jesús, en ti confío.  +Alfonso G. Miranda Guardiola   ...

Leer Mas

Un poco de poesía para iniciar el Adviento. 

Posted by on Dic 2, 2014 in POEMAS | 1 comment

  Ya se escucha el rumor del viento: “El niño está por nacer, ha comenzado el Adviento, es tiempo de empezar a creer”. Preparemos los caminos, para que todos podamos ver. ¡Alistémonos Peregrinos! Ya viene el que va a nacer. El Adviento no viene arrebatadamente, sino comienza despacio y suave, como nace el amor, a partir de la primera mirada. Adviento es creer que los primeros copos de nieve del invierno formarán los impetuosos arroyos del verano. Es estar atentos como escrutando la noche, como espiando el alba, porque la noche no es la última palabra, hay un futuro que aguarda. Adviento, es acortar distancias para hablarle al hermano, y buscar atajos para encontrar al que se ha ido. Es estar atento a todo aquello que nace, y que trae consigo un germen de plenitud y bonanza. Es hablar con el corazón y con los gestos del alma. Es estar atento a las personas, a su silencio y su mirada; es saber leer el lenguaje de sus lágrimas. Es un salto impetuoso y gozoso por el que viene, es saber que llega una noche que esconde un secreto, que guarda una chispa de luz, capaz de iluminar el mundo entero. Es un tiempo de renovar la mente y el corazón, de no atemorizarnos ante los preludios del mal que trae la noche, sino más bien avivar el fuego de la luz y de la firme esperanza. Es dilatar y ensanchar el alma en la espera de la bienaventuranza eterna. Es en fin, un tiempo de gozo, en el que todo se hace cercano, Dios a nosotros, nosotros a los demás, y uno a sí mismo. … Una voz se escucha, el Amado viene. Y es tal la fuerza e impacto de su voz, que te despierta y dice, que aunque la noche es larga y pesada, la vida es un lugar, que sabe a hogar, lleno de luz y de esperanza. +Alfonso G. Miranda Guardiola @monsalfonso...

Leer Mas