Pages Navigation Menu

Pensamiento de Hoy

Pensamientos2

Videos

Cadena de oraciones

oraciones

Artículos recientes

Padre, ya hemos perdido todos los miedos…

Había concluido las coloridas misas en Nueva York. La primera, la noche del lunes 11 de diciembre del 2017 en el Santuario de Guadalupe, tres más el día 12: dos en la Catedral de San Patrick, y una al mediodía en el seminario diocesano de San José. Al finalizar las celebraciones en honor a la Emperatriz de América, y por segundo año consecutivo, nos invitaba a cenar el presidente del comité organizador de la gran fiesta guadalupana en Nueva York, el Sr. Jaime Lucero, mexicano nacido en Puebla, y hoy prominente empresario y gran benefactor de la educación de los hispanos en E.U.   El Sr. Lucero, había ya agradecido al termino de las dos eucaristías celebradas en San Patrick, el apoyo a la comunidad hispana que se había hecho presente. Y había pedido a la Asamblea que escuchara a un joven, David Morales, dreamer mexicano, quien nos daría un mensaje, en el cual solo pedía oraciones por la causa y por tantos estudiantes, que como él, querían terminar sus estudios en los E.U., para poder labrar su futuro y conquistar sus sueños. Discurso breve pero emotivo que arrancó los aplausos de los fieles. El año pasado, en diciembre del 2016, me había dado cuenta que don Jaime, ya apoyaba a una fundación dedicada...

Leer Mas

Sucedió en Nueva York, en la fiesta de la Guadalupana…

Sucedió en Nueva York. Allí se encontraban los 12 sacerdotes formadores del seminario diocesano de San José, esperando al padre mexicano, quien presidiría la misa solemne, en punto de las 12 del mediodía, en honor a nuestra señora de Guadalupe, emperatriz de América, y patrona de los no nacidos. En la jornada nacional dedicada a la protección de las familias inmigrantes en los E.U. Como buen mexicano, el padre llegó pasaditas las 12 horas, e inmediatamente se revistió de sus ornamentos eclesiásticos, saludó rápidamente y se encaminó presuroso en procesión hacia el altar, ipad en mano, para leer en inglés el tremendo sermón que había preparado para los seminaristas. Se trataba de la solemnidad del 12 de diciembre del 2017, fiesta de la Virgen de Guadalupe, a ser celebrada en la Capilla alta del seminario, de estilo neoclásico, al mismo tiempo sobria pero elegante. Los candiles todos encendidos, el coro de estudiantes a 15 voces cantaba desde el palco, sobre la entrada del templo, hermosos cánticos guadalupanos meticulosamente ensayados en español. Al frente del templo, en el retablo, estaba la imagen del Cristo crucificado, al costado derecho, una escultura dignísima de San José, y en la parte izquierda, una preciosa imagen antigua de la Guadalupana, adornada ésta con pletóricas y coloridas flores de castilla,...

Leer Mas

Las campanas ya no suenan más.

Les comparto un poema con un toque de drama y melancolía: Las campanas ya no suenan más; gimen mudas, queriendo hablar.  Aguardan, desesperan, se ahogan,  llorando sin poder gritar. Solo la madera que la sostiene cruje. Todo es ahora olvido y dolor.  Hemingway también calla, al no poder ya decir:  ¿Por quién doblan las campanas? Antes era el eco de las voces que alababan al Señor.  La algarabía de echar las campanas al vuelo.  Acento grave, sonoro e inconfundible. ...

Leer Mas

Y ¿qué pasó con aquel Angel dibujado en el parque?

Salí de casa para despejarme un rato, tras una semana de tensiones y problemas. Entre sombras y penumbras caminé sin rumbo por las calles, hasta llegar a un desolado parque.  Caía la tarde, y bajo un árbol frondoso me recargué a meditar, me agaché un instante y con una piedra, dibujé en la tierra un ángel de la guarda pidiéndole su ayuda, me levanté enseguida al sentir el viento golpear sobre mi cara, y me di cuenta que no...

Leer Mas

Y si no tienes tiempo de ir a los bailes, ni a las fiestas, pues ¿a qué horas vives?

– Pero si no tienes tiempo para ir a los bailes, ni a las fiestas, y no puedes desvelarte, pues entonces ¿a qué horas vives? Al principio me hizo sentir un poco mal su comentario. Pero, al recordar las competencias en las que he podido participar, y los podiums en los que he representado a mi país, y las  medallas que Dios me ha permitido ganar, le contesté: – Vivo precisamente cuando entreno, todos los días de 6 a...

Leer Mas

Fotofantasía… La puerta

Te distraigo un momento de lo que estás viendo, para invitarte a realizar un viaje a través de la fantasía: la puerta… Hoy, al pasar por la calle rumbo a mi destino, una puerta detuvo mi camino, invitándome a entrar. Allí estaba, en medio, llamándome, a la vera del camino: Pasa, eres bienvenido. Pero, ¿a dónde? … Pero, ¿qué a caso importa? Un bosque interminable, se anunciaba con el árbol pegado a la puerta. Pero ¿qué hay detrás en...

Leer Mas

El más bello tributo que una mujer ha hecho a un hombre. María Magdalena en el sepulcro Jn 20, 1-18.

Esa mañana de domingo se había levantado muy temprano, casi no había podido dormir, se la había pasado pensando toda la noche, en lo que, apenas hacía un par de días, había ocurrido. Sin pensarlo dos veces, y todavía de noche, se dirigió al lugar donde lo habían dejado, con la esperanza de… simplemente llegar. Corrió y corrió, como si una ansia loca la empujara, como si una voz misteriosa la llamara, como si su intuición se lo gritara,...

Leer Mas

El hijo, que seguía a su padre, también metió el dedo en el pastel.

Recuerdo hace muchos años, haber ido en compañía de una familia, a comprar algunas cosas para una cena a un centro comercial. Ese día, por el corredor principal de la tienda, habían puesto unos bonitos pasteles, grandes y cubiertos de betún de limón. Uno de los papás que me acompañaban, traviesamente, y sin dejar de caminar, hundió el dedo en el betún de uno de ellos, y se lo llevó a la boca. Acto seguido, el hijo de nueve...

Leer Mas

Llévame al panteón hijo, a revisar los papeles…

Hoy tuve una vivencia muy hermosa, que deseo compartirles: Llevé a mi madre al panteón del Roble esta mañana, a revisar los papeles del lote de la familia, que hace tiempo habían comprado. Dejamos a papá en casa, en la faena diaria de doblegar la inercia de los años, y levantarse a vivir. Al revisar el contrato funerario, me di cuenta que mis padres, habían comprado el terreno en el año de 1976, es decir hace 41 años, cuando...

Leer Mas