Pages Navigation Menu

Pensamiento de Hoy

Pensamientos2

Videos

Cadena de oraciones

oraciones

Artículos recientes

El más bello tributo que una mujer ha hecho a un hombre. María Magdalena en el sepulcro Jn 20, 1-18.

Esa mañana de domingo se había levantado muy temprano, casi no había podido dormir, se la había pasado pensando toda la noche, en lo que, apenas hacía un par de días, había ocurrido. Sin pensarlo dos veces, y todavía de noche, se dirigió al lugar donde lo habían dejado, con la esperanza de… simplemente llegar. Corrió y corrió, como si una ansia loca la empujara, como si una voz misteriosa la llamara, como si su intuición se lo gritara, como si su corazón se lo ordenara irrefrenablemente, y … muy pronto, al llegar, se dio cuenta que la piedra que le habían puesto a la tumba, ya no estaba, la habían movido. Inmediatamente vuelve a correr a buscar a Pedro, lo encuentra y le dice: se han llevado a mi Señor, y no sabemos donde lo han puesto. Los otros discípulos van y comprueban lo que María Magdalena había dicho, y regresaron a sus casas, meditando y reflexionando. María había querido quedarse ahí, afuera del sepulcro, un momento, un tiempo, una eternidad. Sí, lloraba, pero eso no le impidió acercarse nuevamente al sepulcro, y ver salir destellos de luz, y de en medio de ellos, ver salir a un hombre, que le provocó inquietud y perplejidad. Ella no lo reconoce, pero él sí, y...

Leer Mas

El hijo, que seguía a su padre, también metió el dedo en el pastel.

Recuerdo hace muchos años, haber ido en compañía de una familia, a comprar algunas cosas para una cena a un centro comercial. Ese día, por el corredor principal de la tienda, habían puesto unos bonitos pasteles, grandes y cubiertos de betún de limón. Uno de los papás que me acompañaban, traviesamente, y sin dejar de caminar, hundió el dedo en el betún de uno de ellos, y se lo llevó a la boca. Acto seguido, el hijo de nueve años, que venía detrás de él, literalmente siguiendo sus pasos, metió también su dedo en el pastel, y lo saboreó muy gustosamente. Todos rieron. Todos conocemos la terrible fechoría del cobro de piso, con que los narcotraficantes extorsionan, para no secuestrar o dañar personas o propiedades, pidiendo una cuota a negocios, empresarios, y hasta las Iglesias, que tampoco escapan de ello. Pues sucedió no hace mucho que, en una escuela, uno de los niños, hijo de estos narcos, que imitando sus malas costumbres, empezó a cobrar piso a sus compañeros y compañeras, para entrar a los baños. También recuerdo hace años, por allá por el norte del país, existía un buen hombre, que se dedicaba a la construcción y venta de casas en fraccionamientos de su propiedad, y acostumbraba regalar parte de los lotes, o...

Leer Mas

Llévame al panteón hijo, a revisar los papeles…

Hoy tuve una vivencia muy hermosa, que deseo compartirles: Llevé a mi madre al panteón del Roble esta mañana, a revisar los papeles del lote de la familia, que hace tiempo habían comprado. Dejamos a papá en casa, en la faena diaria de doblegar la inercia de los años, y levantarse a vivir. Al revisar el contrato funerario, me di cuenta que mis padres, habían comprado el terreno en el año de 1976, es decir hace 41 años, cuando...

Leer Mas

Una mirada diferente a Judas Iscariote.

  Recuerdo cuando de niños salíamos juntos a correr por el campo, ah, cómo nos divertíamos, explorábamos los montes, trepábamos árboles y escalábamos montañas; juntos pescábamos a la orilla del lago, cómo nos fiábamos el uno del otro, no había secretos entre nosotros, nos queríamos mucho, platicábamos muy profundo en esas largas tardes de la vida, reíamos, y agradecíamos a Dios el hermoso don de la amistad. Un día, al paso de varios años, salí a caminar a las...

Leer Mas

Quién puede hospedar a unos migrantes por un día?

Esa noche, casi al finalizar la misa de la fiesta de la Sagrada Familia, unos muchachos del grupo juvenil se acercaron conmigo al altar, para preguntarme si podían dar un aviso importante. A lo que les respondí que sí, como era acostumbrado. Después de un momento y antes de la oración final, el muchacho comenzó a decir, que afuera de la Iglesia se encontraban unos hermanos migrantes, que no habían podido cruzar la frontera, y ahora se regresaban a...

Leer Mas

Esa Noche no habría Navidad…

  En diciembre del 2016, la verdad es que no iba a haber Navidad en Monteverde, porque llegaron noticias a María y a José, de que había muchísima violencia e inseguridad en aquella ciudad, por lo que no convenía ir a dar a luz, ahí a su hijo. José luego luego se preocupó, ya le habían hablado de gente cruel y despiadada, y de un tal Herodes, que además era un tirano, por lo que no le extrañó la...

Leer Mas

Vista a Nueva York, a la misa de la fiesta de la Virgen de Guadalupe con los migrantes

Conocí a un sacerdote, mientras estudiaba en la Universidad Pontificia de México, allá por los años 90s. Era un presbítero de mediana edad, de unos 43 años, que en ese tiempo se batía en lucha por alcanzar dos objetivos, terminar un doctorado en filosofía, y dominar un cáncer de intestinos que lo asediaba. Ejemplar sin duda era ese sacerdote, el caballero le llamábamos, por su figura delgada, pero sobre todo, porque siempre nos llamaba así. Nos ponía ejemplo con...

Leer Mas

¿Que no deberías venir con la cara triste y cabizbaja a confesarte?

Recuerdo hace muchos años, recién ordenado sacerdote, que se acercó conmigo una hermana religiosa, con un rostro luminoso y brillante, y me dijo, padre, he recibido una gracia, y le ruego pueda confesarme. Hasta ese momento yo había entendido, que cuando uno iba a confesarse, iba apenado, con la cara de vergüenza y el corazón apachurrado. Pero a partir de ahí, entendí que era también una gracia. No solo sentir dolor de los pecados cometidos, cosa que ya es...

Leer Mas

Luces para vivir el tiempo que sigue al año de la misericordia…

  Ante los muros que cierran el alma y endurecen el corazón, no nos dejemos robar la fraternidad, ni la capacidad de abrirnos a relaciones nuevas en Jesucristo (EG 92); Ante el vacío y la confusión, no perder la lucidez y la razón.  Ante el relativismo que agota el alma y socava todos los valores, no perder la paciencia, la fortaleza y la perseverancia. Ante una vida sin aliento y sin sentido, una vivencia tonificante y plena. Ante la...

Leer Mas